Tatuajes y piercing Cuenca | Musa Tattoo | Entrevista a Laura Egea en ‘Adictos a la tinta’
2266
post-template-default,single,single-post,postid-2266,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Entrevista a Laura Egea en ‘Adictos a la tinta’

Entrevista a Laura Egea en ‘Adictos a la tinta’

¡Hola Musadictos! El pasado 11 de octubre Arte Galindo, en su programa ‘Adictos a la tinta’ hizo una entrevista a nuestra tatuadora residente Laura Egea. Una conversación en la que Laura hizo un recorrido de su trayectoria y nos contó cómo terminó en el mundo de los tatus. Además, charlaron de algunos temas de actualidad. ¿Quieres enterarte te todo? Puedes seguir leyendo o, si prefieres escucharla, pincha aquí.

– ¿Cuándo empezaste en el mundo del tatuaje?
Siempre me llamó la atención mientras estudiaba la carrera, pero no me atrevía porque me daban pánico las agujas. Durante este tiempo lo aprendí como una técnica más, pero apenas lo practicaba. En 2013 fue cuando todo cambió, ya que entré en lo que yo llamo un “estudio de batalla”. Hice “la mili de los tatus” en Magaluf en el verano de aquel año, me “curtí” bien. Tras ello pasé por varios estudios más hasta que abrí el mío propio en Cuenca.
El haber pasado por estos estudios hace que aprendas muchísimo, ya que te ves en escenas que ni te imaginabas. Y también hace que veas la diferencia entre un estudio y otro, pues puedes dedicarle mucho más tiempo y, por tanto, la calidad del trabajo va a ser mayor.

– Cuéntanos un poco sobre tu estilo de tatuaje
A decir verdad, me costó bastante desarrollar mi estilo, yo hacía y hago de todo, porque lo que me gusta es la pintura, el dibujo, el tatuaje… Hasta que la gente empieza a pedir tu estilo pasas por una etapa relativamente larga en la que tienes que ir “convenciendo” a la gente para que el diseño esté orientado hacia lo que a ti, como tatuador, más te gusta y a lo que creo que tengo más potencial.

– La verdad que tienes un estilo bastante marcado, muy reconocible, veo un tatuaje y ya sé que es tuyo. Llegar a este punto en el que todo el mundo reconozca tus obras es vital en este mundo. A parte, creo que tuviste un buen profesor…
Sí, he tenido muchos profesores. Tuve la suerte que desde pequeña tenía muy claro lo que quería ser. “Yo, pintora” respondía cada vez que me preguntaban, y no me puedo quejar porque pintora soy. Y además se me daba bien; la directora de mi colegio le dijo a mi madre que me tenía que apuntar a clases de pintura. Y desde pequeña asistí a clases y aprendí diversas técnicas: lápiz, carboncillo, lápices de color, bolígrafo… Fue a los 7 años cuando mi profesor me dijo que estaba preparada para pintar cuadros al óleo, lo cual me emocionó mucho, ¡hasta estuve sin dormir! Al final, en el tatuaje quiero seguir con esa línea, como yo digo “guarrear con los colores”.
Y volviendo a tu pregunta, sí he tenido varios profesores, tanto en Talavera de la Reina, que es de dónde soy, como en Cuenca, a nivel particular y en la carrera de Bellas Artes. Creo que a quien te refieres es Damián de Dios, que es uno de los mejores acuarelistas de España, tanto él como su hijo son increíbles.

– ¿Qué es lo que más te gusta tatuar o lo que más te gustaría tatuar? ¿Qué es con lo que te vienes arriba?
Estoy abierta a cualquier trabajo, y reconozco que me apasionan los retos. Lo que más me gusta son los conceptos de naturaleza como animales, flores, plantas… y el rostro femenino de fantasía me encanta. Disfruto muchísimo componiendo atmósferas y creando escenarios en los que haya un poco de misterio y con los que te preguntes de qué va la escena. De esta forma la interpretación será diferente para cada persona, incluso para el propio cliente, de hecho, lo que va a significar para él o ella ahora va a ser completamente diferente dentro de 5 años.

– Se puede decir, que cada obra tuya tiene una historia personal basada en lo que el cliente quiere y, además, tener una interpretación que cualquiera puede encajar a la hora de visualizar tus piezas.                                                                                                                                               Por suerte tengo muchos clientes que me dicen “haz lo que tú quieras”. Yo lo asemejo a cuando compras un cuadro porque las interpretaciones son muy variadas, incluso para mí, porque inevitablemente llevan una parte de mí que es la subjetividad del artista.

– ¿Cómo surgió en la Convención de Barcelona la Rana Gustavo vs. Peggy?
Es una historia muy buena y divertida. A la chica que se hizo el diseño ya le dibujé en el gemelo aa Peggy vestida de chica pin-up, y fue mi compañero Nando el que le dijo: “ahora te falta en el otro gemelo la Rana Gustavo”, a lo que ella respondió, “pero si me lo hago, tiene que ser la Rana Gustavo vestida de mujer”. Y me encantó la idea y me puse manos a la obra.

– Posiblemente sea la versión más transgresora y bestia que hemos visto hasta ahora de este personaje. Además, ganaste un premio con esta pieza.
Sí, además, volviendo a lo que hemos hablado antes, me gusta mucho por todas las interpretaciones que puede tener. Por un lado, puedes visualizar la típica parodia del ‘hombre vestido de mujer’ y, por otro, ser algo completamente reivindicativo y feminista.
Además, ayudó mucho en este caso la clientela, ya que no me puso ningún impedimento a nada y me dejó crear lo que yo tenía en mente. Al final, esto se refleja en la calidad de la pieza.

– Para la gente que está empezando en este mundo. Cuéntales un poco las máquinas y fuentes de alimentación que usas.
Con respecto a la máquina, yo estoy utilizando Cheyenne Sol Nova. Y en cuanto a la fuente, he descubierto un mundo nuevo con las de tipología inalámbrica. Cuando empecé a tatuar lo hice con bobinas; ya notaba entonces que los cables no me iban, y lo primero que hice fue quitarme el pedal. Después, tuve una batería Critical que me ha durado muchísimos años y que me encantaba y lo sigue haciendo. Cuando salieron las baterías inalámbricas, no me lo pensé, y ahora uso una de ese tipo y de la misma marca, porque en mi estilo necesito moverme mucho para ir mezclando los colores. Se adaptan mucho a mi forma de trabajar.

– Yo la descubrí en un directo que hiciste, en el que estaba una chica haciéndose un tatuaje bastante grande, y tu compañero le preguntó cómo estaba aguantando tan bien las sesiones tan largas de tatuaje.
Yo es que creo que, más que la máquina, es la mano y la forma que tenga el tatuador de tratar la piel y cómo organizas los pasos para ir tatuando. Tengo clientes que perfectamente me aguantan 3 días seguidos, más no porque es demasiado.

– Se nota que, cuando tatúas, no eres nada agresiva. No paras, vas muy suave metiendo el color. Muchos tendríamos que tener esa calma…
La clave es esa, ser rápido y suave a la vez, para que aguante el cliente y tú como artista.

– ¿Cuál dirías que ha sido tu tatuaje más loco?
No sabría decir, hay muchísimos. Y como te comenté empecé en Magaluf, que ahí te piden cada cosa… Recuerdo que un chico me pidió una aspiradora en la nalga… (risas) Pero sí, diría que como idea lo que más me ha gustado ha sido la Rana Gustavo vestida de mujer, porque me transmite muy buen rollo.

– De tu experiencia en las convenciones, ¿cuál diría que ha sido la mejor?
Fue en el anterior BAUM FEST. Porque, que me admitieran estar allí fue increíble, y, además, me llevé premio tanto el viernes como el domingo. Yo no me lo podía creer, porque ese año había muchísimos artistas que yo admiro mucho, y para mí estar allí con ellos era ya un sueño, pues imagínate ganar.

– Este año también el nivel ha sido muy alto
Sí, me han gustado mucho todos los trabajos que he visto. Con el COVID ha sido además un ambiente más nacional, se ha notado que ha sido más pequeña que la anterior edición, pero ha estado muy bien. Sobre todo, porque te reúnes con gente que ves solo en este tipo de eventos.

– Esta es una pregunta que me han dicho muchas chicas que te pregunte. ¿Crees que existe mayor rivalidad al ser mujer? En el sentido en que ahora mismo las mujeres tenéis un nivelazo en este mundo.
Es un tema que hay que cogerlo con pinzas. Por un lado, no pienso que haya diferencia porque la mayoría de mis clientes son hombres y no tienen ningún problema en el que yo sea mujer.
Pero en el mundo del tatuaje se puede malinterpretar, porque, por ejemplo, si en una revista de tatuajes la protagonista es una mujer, se destaca más su “feminidad”, ya que suelen posar más como una súpermodelo. En cambio, si el que aparece en portada es un hombre, lo ponen con una pose más seria y formal. Esto se ve tanto en revistas como en convenciones. En las que se destacan a chicas tatuadoras que destacan mucho por su físico pero que, después, a la hora de la verdad, hacen muy pocos trabajos, en cambio, tienes tatuadoras que son increíbles, y no les dan tanto bombo porque no se exponen tanto físicamente.
Esto se ve también en el mundo de las redes sociales. En estos casos desgraciablemente sí que veo diferencia y lo más grave, en mi opinión, es cómo se utiliza el estereotipo que es totalmente erróneo.

– Sí, porque estamos rodeados de grandes tatuadoras que no necesitan vender otra cosa que no sean sus tatuajes.
Por supuesto, pero que si lo venden tampoco pasa nada. Yo sigo a tatuadoras increíbles que también son modelos, y me parece genial como trabajan sus dos facetas. Lo único que pediría es que no fuese imprescindible, que se valoren ambas cosas por separado. Que si valoramos piezas, únicamente nos centremos en eso.

– ¿Qué es lo que necesita un estudio para tenerte como Guest?
Si por mi fuera, iría a todas partes, porque siempre aprendes algo vayas donde vayas. Pero por motivos de agenda esto es imposible. Por lo general para mí, lo importante es haya buen rollo y que, además de tatuar, haya experiencias y vivencias, por ejemplo, conversar con gente de este mundo y salir a tomarte algo para conocerte fuera del estudio.
Es inevitable, también, que me llamen más la atención los sitios donde hay artistas que me gustan y que me gustaría ver cómo trabajan en directo y poder hablar con ellos.

– La última vez estuviste por Alemania                                                                                                                                                                                                   Sí, me gusta ir todos los años allí por conservar el idioma. Estuve 2 años viviendo allí, de hecho, ¡fui profesora de alemán un tiempo!

– ¿Qué te gustaría reclamar en este sector como tatuadora?
Reclamaría lo que se lleva haciendo desde hace mucho tiempo, y es el tema de las tintas. Porque, si hay ciertas tintas que son legales en toda Europa y EE..UU, ¿por qué en España no? Lo veo cada vez que salgo de España, expositores llenos de colores.
Creo que deberían ser los tatuadores y los clientes quienes decidieran con qué quieren trabajar y lo que queremos llevar en la piel. Por ejemplo, ahora parece que hay problemas con el azul y el verde, si desaparecen, desaparecería casi toda la gama de colores fríos.

– ¿Qué le recomendarías a toda la gente que está empezando en el mundo del tatuaje?
Les aconsejaría lo que digo siempre, que es saber dibujar. Y en este sentido, voy a contar una anécdota. En una convención tenía que tatuar a Brad Pitt en el personaje de la película ‘El Club de la Lucha’. El cliente había estado toda la noche enfermo, por lo que las condiciones no eran las mejores. Le puse el calco, y se puso a sudar, por lo que el calco empezó a borrarse. Lo que sumado a mis nervios y al tiempo limitado que tienes en un evento de este tipo… se estaba mascando la tragedia. ¡Brad Pitt era ya un cuadro de Picasso! Si yo no hubiera sabido pintar, no hubiera podido hacer ese tatuaje sin calco. Y no solo saber dibujar, hay que controlar también de fotografía, de diseño, de composición, de equilibrio… Al final toda base es muy importante. Respeto mucho a aquellos que realizan tatuajes sin saber pintar, ya que es una técnica más y tú puedes aprenderla. Pero, la gente que sí pintamos distinguimos los tatuajes que tienen alma.
Otra recomendación es trabajar a muerte. Ser tatuador no es lo que se ve en redes sociales o en los realities. Todos los grandes genios les han dedicado muchas horas, solo hay que pensar en Leonardo Da Vinci.

– He visto que tienes 5 sponsors.
Sí, están unidos por decirlo de alguna forma. Estoy con Eternals Ink, Barber DTS, TATSOUL, Critical, y también con Nuclear White Ink.

–  Algo que quieras decir para terminar.
Que hay que seguir adelante. Me encanta hablar con todas las personas de este mundo, porque al final somos una comunidad en la que no tiene que entrar en rivalidades, hay que apoyarse y crecer juntos.

No Comments

Post A Comment

Abrir chat